domingo, 13 de diciembre de 2015

Una partida de cartas en el tren

Una partida de cartas en el tren:


La vida tiene tantas metáforas y comparaciones, es como si no pudiésemos definirla tal cual es, sin embargo encontramos distintas formas de explicárnosla.  

Tomar un aspecto particular de la vida, para entender el todo, es una forma, ya que en un punto estamos hablando de los mismo.

Por ejemplo la vida es como una partida de cartas, no importa el juego. El azar baraja, nos sabemos que nos va a tocar, una buena o mala mano no garantiza el resultado.

A veces hacemos mucho con poco, otras nos relajamos y malogramos una buena situación. 

Nuestros recursos y circunstancias hacen al desenlace, pero no lo determina, finalmente somos nosotros los que jugamos la partida.

Hay momentos en la vida que jugamos solos, otras acompañados. Se gana y se pierde y es así como vamos aprendiendo a jugar. 

Lo cierto que en la vida como en las cartas, hay que decidir de pagar por ver o irse al mazo. No sabemos que va a pasar, no sabemos que es lo mejor, solo que en cada decisión vamos jugando la partida.


Dicen que las oportunidades son como los trenes no pasa dos veces el mismo, decidir es elegir a cual subir y cual dejar pasar, sostener un estado de cosas o iniciar un cambio. No sabemos que pasará cuando lleguemos, lo que si sabemos es que hay que ir para saber.

Muchos factores modelan nuestras decisiones, la sabiduría es algo que se adquiere en el camino, eso implica subir y bajarse de varios trenes, jugar varias partidas. 
En conclusión parece que solo hay una forma de vivir la vida, y esa es viviendola.

Manuel Carral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario